lunes, 19 de octubre de 2015

3 días de Drácula: Día 1. Reseña - Drácula, Bram Stoker


Título: Drácula
Título original: Dracula
Autor: Bram Stoker
Género: novela epistolar, novela gótica, terror
Fecha de publicación: mayo de 1897
Reto de lectura: un libro con más de 100 años


Sinopsis

A casi cien años de haber visto la luz, el conde Drácula goza todavía de buena salud. Salido de la pluma de Bram Stoker, este personaje, que se mueve entre la ficción erótica y la fantasmagoría, ha cobrado una vida que excede largamente el marco de la literatura. El hombre vampiro es un tema fascinante, cuyas huellas se pueden rastrear hasta la Biblia. Sin embargo, habrá que esperar hasta 1897 para que el vampirismo se asocie a un nombre propio: Drácula. Inspirado en la persona del voivode Drakula, conocido en el siglo XV como brujo o hechicero de la Valaquia, la creación de Stoker alcanzó fama universal. Este elegante conde, cuyo alimento es la sangre tibia que bebe inclinado sobre el cuello de bellas mujeres, ha colmado con su fórmula de la inmortalidad la imaginación de miles de lectores. El cine y el teatro tampoco dejaron de sucumbir al magnetismo de esa fascinante criatura. Sin embargo, las versiones que se han hecho no reproducen fielmente la fuerza original de esta magnífica novela de terror. Leer el texto completo, en cambio, es reencontrarse con los miedos y fantasías más hondos de la humanidad, en una creación perdurable que justifica el éxito incesante que siempre acompaña esta obra de Bram Stoker.


Reseña

Para inaugurar esta nueva sección del blog, traemos para los amantes del terror y los mitos del vampirismo 3 días de Dracula. Durante los próximos tres días estaremos publicando entradas relacionadas con el popular personaje de Bram Stoker, y no solo hablaremos de libros, sino de películas, leyendas y demás cosas de interés. Entonces, sin más preámbulo, pasemos a la reseña.

Debo decir que haber visto tantas películas y leído tantos libros que tratan el tema del vampirismo tuvo una gran influencia en mi percepción del conde; todas estas cosas que había visto y leído no eran más que adaptaciones inspiradas en el libro de Bram Stoker y no un calco per se del personaje o de la interpretación del vampirismo del autor. Los vampiros contemporáneos no son más que una adaptación llevada a lo erótico y lo sensual –como en la película Van Helsing o la serie True Blood– y algunas veces una mera sombra de lo que es realmente el vampirismo llevada incluso hasta lo ridículo; sería muy bonito pensar que los vampiros sí pueden controlarse para evitar alimentarse de los que aman, mantener relaciones amorosas con los humanos y mezclarse entre ellos con total facilidad –como en Crepúsculo, por ejemplo–, pero, para quienes creían que así eran los vampiros realmente, que al menos eran hermosísimos y seductores, lamento decirles que no es así. 

Esta novela es, esencialmente, una novela de terror. Y no sabes hasta qué punto logró atemorizarte una novela hasta que incluso días después de haberla leído te encuentras mirando detrás de ti y en las esquinas esperando que no haya nada al acecho. Sí, me pasó.

El vampiro de Bram Stoker es un ser sin alma, sus cuerpos son simplemente los recipientes (a veces, de las personas que amamos) que contienen a un demonio sediento de sangre con un poder y control sobre la naturaleza que, aunque no es infinito, está por encima de casi cualquier defensa con la un humano se pueda proteger. Digo casi porque son difíciles de matar, pero no invencibles.

Drácula está escrito a modo de novela epistolar, es decir, las cartas enviadas entre los personajes y sus diarios personales son lo que construyen la historia. Que el libro esté escrito de esta forma, además de ser complicado de ejecutar y requiere mucho talento, le da una calidad tremenda ya que podemos entrar en la cabeza de todos nuestros personajes y conocer sus puntos de vista de una forma diferente a la narración en tercera persona; además, las personalidades están tan bien definidas que podemos saber quién está narrando en ese momento sin necesidad de que el libro nos lo diga.

La historia comienza cuando Jonathan Harker, ayudante de un abogado, es enviado a Transilvania al castillo del Conde Dracula para asistirlo en los trámites y papeleo de su mudanza a Londres. Poco a poco, Jonathan comienza a notar ciertas cosas extrañas en el Conde que le dan a entender que es una criatura sumamente peligrosa, y él, como el hombre sensato que es, busca protegerse en todo momento sin desafiar al Conde una vez que descubre lo que es. Me encanta que Jonathan sea un hombre sensato y cuidadoso que, como solemos ver estos días en películas y libros, no se lanza a lo desconocido sin saber cómo enfrentarlo y, aún así, lo vence; tiene que pasar mucho tiempo todavía para que nuestro personaje reúna suficiente valor, pero mientras tanto, cobarde pero inteligentemente (en el mejor de los sentidos) se conforma con escapar y alejarse lo más que pueda de ese castillo infernal. Aplausos para Jonathan, por favor.

Luego, el destino y la sed de venganza reúnen a nuestros siete personajes: Jonathan Harker, Mina Murray, Lucy Westenra, Arthur Holmwood, el Dr. Seward, el profesor Van Helsing y Quincey Morris; juntos, se lanzan a una cacería para acabar con el Conde que les va a arrebatar mucho más de lo que pensaban. No quisiera contarles mucho porque hay cosas que deben descubrir ustedes mismos.

Mis personajes favoritos fueron definitivamente Mina y Van Helsing, quienes luchan contra el Conde (de dos maneras muy diferentes) con una determinación digna de admirar; además, participan juntos en una de mis partes favoritas del libro, cuya descripción y estilo de escritura le dan un aire tenebroso y lúgubre que, especialmente al final, me hizo sentir un miedo real. El libro nunca decae, mantiene un ritmo constante y nuestros personajes siempre tienen algo que investigar o hacer, y en las noches están mirando constantemente por encima del hombre para asegurarse de que el Conde no está al acecho.

Si tuviese que buscarle aunque sea una cosa negativa a este libro, sería que me hubiese gustado que Dracula apareciese un poco más durante el libro, pero honestamente, esto no fue algo que afectara en mi disfrute de la historia (aunque quizá para otras personas sí sea un problema), pero yo disfruté muchísimo el libro y me generó muchas emociones, es súper fácil de leer y la historia los enganchará fácilmente.

Así que por todo lo que les he comentado, y lo que aún les queda por descubrir cuando lo lean, este es el segundo libro del año, en orden de lectura, al que le doy cinco estrellitas. Mañana será nuestro segundo día de Dracula, en el que hablaremos de la obra escrita por el bisnieto del creador de este personaje, Dacre Stoker. ¡Nos estamos leyendo!


Puntuación: 5/5

-Shema

No hay comentarios.:

Publicar un comentario